Otras Actividades

Refugio de Montaña Hielo y Cajon del Azul

Presentación web de Picasa


Historia

Este refugio pertenece al Club Andino Piltriquitrón, fue realizado en el año 1958, con madera que se hachó del bosque circundante. Cabe recalcar que la cabaña original fue realizada enteramente a hacha, con techo de tejuelas de ciprés.

El primer refugiero del Hielo Azul fue Ramiro Uriarte, quien estuvo a cargo del cuidado del lugar durante 11 años, desde 1989 hasta el año 2000. Durante este lapso el refugio original fue mejorado por el refugiero, quien instaló una cocina a leña, hizo un entrepiso para que la gente durmiera, hizo letrina y varias refacciones para mejorar el servicio.

En el año 2000 cambió la concesión del refugio quienes están a cargo actualmente son Lucas Angelino y Lucía Saquero. Desde el inicio de la concesión se modificó notablemente la construcción. Se utilizaron árboles caídos naturalmente, por viento, avalanchas, aludes, etc…para hacer la madera para las refacciones de las instalaciones.

Ubicación:

La altura a la que se encuentra es de 1300 metros sobre el nivel del mar, al límite del bosque alto. A partir de esa altura comienzan las Lengas achaparradas y los pedreros.

Servicios:

 

Actualmente el refugio cuenta con agua corriente, ducha caliente y baños desde la primavera a fines de otoño. Durante el invierno las comodidades se ven restringidas debido a la dureza del clima.

 

También se cuenta con electricidad de 12 volt DC que es generada por una micro turbina hidráulica y un panel solar fotovoltaico, energías no contaminantes instaladas por los refugieros actuales. Esta energía sirve para alimentar un sistema de comunicaciones VHF, un poco de iluminación y música funcional.

Los residuos generados por el refugio son reciclados, compostando la materia orgánica, separando latas, vidrios, plásticos, para su posterior traslado al pueblo o incineración en el lugar.

El servicio de pernocte incluye uso de la cocina, que está totalmente equipada con vajilla, ducha caliente y el dormitorio cuenta con colchones, pero siempre es imprescindible llevar aislante por cualquier eventualidad.

 

El dormitorio es un ámbito común para todos los visitantes, hay unos treinta colchones, pero como se trata de un refugio de montaña y no se deja a nadie afuera, a veces, cuando hay mucha gente en verano, durante el mes de enero generalmente, se comparten los colchones y se habilita la planta baja con aislantes para que nadie tenga que dormir bajo el techo incierto de las estrellas.

 

Se sirven comidas calientes, pan casero, y hay cerveza casera, todo esto se hace en el refugio. No se cuenta con proveeduría debido a la dificultad para trasportar carga. Las cosas se suben a mochila y a caballo.

 

Acampe, camping:

 

También es posible acampar en el área circundante al refugio, el camping es pago, y cuenta con un quincho de uso comunitario en donde se puede usar el fogón, la mesa y protegerse de las lluvias.

 

En el predio del camping hay fogones, la leña la deben juntar los acampantes y el camping no incluye ducha caliente, pero los baños son los mismos para los refugiados y los acampantes.

 

Para ayudar a la conservación del lugar, tanto refugiados como acampantes deben bajar la basura inorgánica (plásticos, latas, vidrios, etc…) que generen durante su estadía.

 

El refugio está atendido por los refugieros desde la primavera hasta finales del otoño, fuera de este período, informarse en la oficina del Club Andino Piltriquitrón y/o oficina de turismo municipal.